Cansado de ver tanta incertidumbre y temor al futuro, he decidido meter la mano en la caja de los relojes mágicos para coger el reloj de ciclo de Venus y Júpiter en Piscis, el reloj que siempre da las horas buenas, la “enhorasbuenas” y lo primero que he hecho ha sido calcular el ciclo para Buenos Aires, como capital de Argentina, por ser este un país donde hay ahora mucha incertidumbre respecto al resultado de las elecciones de noviembre.  Hay encuestas de todo tipo.

Abro el reloj de las “buenas horas” y lo pongo en hora para Argentina para mirar si se ve algo que refleje la realidad del país y se sirva para aportar esperanza y despejar incertidumbres.  

-Veo, veo. ¿Qué ves?

Se ve claramente que el atacir de la conjunción de Venus y Júpiter está aplicando por conjunción al Sol, que en Argentina es “planeta angular” en la cúspide de la Casa V, el escenario del los “Parlamentos”.

Cuarenta astrodinas de tacada, 40 astrodinas que significan que a partir de noviembre, en el Parlamento argentino, ya nunca más serán las cosas como eran antes.  Eso es lo que tienen las 40 astrodinas. No especifican nada más.  Ahora bien, teniendo en cuenta que este es el reloj en las “enhorabuenas”, se puede felicitar y dar la enhorabuena a Argentina por el buen cambio que se avecina, en cuyo Parlamento las cosas van a ser tan diferentes que van a marcar un cambio de dirección en la vida política y social de Argentina.  Enhorabuena por ello, pienso que se merecen tener un parlamento digno y honesto, propio de las características del Sol.

Ya se acerca el atacir de las horas buenas al Sol. Ahora a esperar. Pase lo que pase será para bien. Y si me equivoqué una vez con Macri, nadie dijo que acerté otra y que a la tres va la vencida.  Enhorabuena Argentina, a ver si se arregla el país y puedo hacer una visita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.