¿Cómo será el año 2022?. Cuando alguien me hace esa pregunta, me quedo mirando al techo y pienso que tendrá la gente en la cabeza para hacer una pregunta tan tonta.  -Y los comprendo, y es que son como niños, y que nadie se enfade.  -Cómo que ¿cómo irá al mundo? –Tú sabes lo grande que es el mundo, somos casi 8.000.000.000 de personas distribuidas en 194 países. ¿Tú sabes lo que es eso? 

No se puede preguntar cómo será el 2022. Para los suizos como siempre, viviendo en su isla de montañas atesorando todo el dinero del mundo y viviendo como marqueses, mientras que en Haití se los comen los piojos y van a pasar más hambre que los perritos pequeños.  No se puede decir cómo será el año 2022 para todo el mundo.  Se puede atisbar cómo le puede ir a un país y tampoco de manera muy precisa.  Eso requeriría mucho estudio, muchas páginas y cero ingresos para el que ocupa su tiempo en estas tareas.  Así que definitivamente no se puede preguntar cómo será el año 2022.

De las diferentes técnicas para analizar el devenir del año, la más importante es la carta del cielo del 0 Aries, que es cuando verdaderamente comienza el año.

En la carta del cielo del 0 Aries, como en el resto de las cartas del cielo de los ciclos, hay dos tipos de configuraciones; las Configuraciones Universales que afectan a todos los países, y las Configuraciones Locales, que afectan de manera particular a un país.

Configuración Universal es que la Luna de la carta del cielo del 0 Aries, está “vacía de curso” y eso quiere decir que está en el último grado del signo de Libra, exactamente en el grado 29:54 y ya no va a formar ningún aspecto hasta que cambie de signo, y eso se puede interpretar como que las decisiones que tome el pueblo, las decisiones populares no se van a llevar a buen término, sino todo lo contrario.

Configuración Universal es que el Sol forma aspecto de quincucio (150º) con la Luna, y este aspecto se interpreta como las influencia que ejercen unos sobre otros, las decisiones que toman unos respecto a otros, como ocurre con la ciudadanía cuando concurre a unas elecciones, que en ese acto deciden por quién quieren ser gobernados.  Eso es el quincucio.

En sentido inverso, el quincucio que forma el Sol con la Luna se interpreta como las decisiones que toma el gobernante respecto a su pueblo. -Unos deciden por uno, y uno de decide por todos.

Quincucios hay dos, uno bueno y uno malo; quincucio de ida, quincucio diestro, que es cuando después de formar quincucio el planeta más rápido formará oposición con el más lento, y quincucio de vuelta o quincucio siniestro que es justo al revés y el planeta más rápido, después de formar quincucio, formará trigono (120º).

En la carta del cielo del 0 Aries 2022 la Luna y el Sol están formando un “quincucio siniestro”, que es el quincucio bueno. –Lo que es muy malo es la “cuadratura siniestra”, el quincucio no porque significa que las decisiones que tome la población respecto a su gobernante serán buenas, integradoras, satisfactorias y de mejoramiento, otra cosa es que se cumpla.  A su vez, las decisiones que tome el gobernante serán beneficiosas para la población y tendente a traer crecimiento económico, mejoras sociales y prosperidad.

Parece idílico ¿verdad?  Así debería de ser, pero siempre hay algo o alguien que no les gusta tanta armonía y felicidad. A una película así no iría nadie. Para evitarlo el Guionista le ha añadido a la Configuración Universal, un Plutón esquinado con la Luna. La Luna formando cuadratura aplicativa con Plutón, peor imposible.

La influencia astrológica no nos llega en formato “flogisto”, la pseudo fuerza que empujaba a la flecha en el aire y que nunca existió. La influencia astrológica entra por la cabeza de los seres humanos que son como antenas erectas con patas y movimiento aparentemente autónomo. Un receptor de ondas que sintoniza con la emisora pertinente, como cualquier receptor de wifi.

Plutón es un demonio, es mejor que lo sepas aunque me tomes por loco. Otro tema es saber qué cosa es un demonio. –Para abreviar es una fuerza inteligente y autónoma que afecta a los todos seres humanos sin excepcion, a unos más y a otros menos, eso sí. La fuerza de este demonio de Plutón es la que hacemos cuando estamos sentados en la taza del retrete, que es el trono del reino de Plutón en el hogar, donde van a morir muchas personas, haciendo fuerza.

Asumido este disparate, vamos a ver el modo en que actúa Plutón. -Él mismo, allá en el confín del sistema solar, no es más que una bola congelada dándole vueltas a un Sol central. Desde su helado lugar emite ondas en formato de radiofrecuencia cuántica diferencial, una especie de wifi planetario que llega hasta el receptor que los humamos tenemos en nuestra cabeza.    

Abreviando, que es gerundio, el caso es que la onda de Plutón afecta a unas personas mucho más que a otras. Para que te hagas una idea, Plutón “posee la mente” de los políticos populistas, que al igual que Plutón encierra como un perro pastor al rebaño planetario, los poseídos por Plutón, al igual que los perros pastores se abrogan el derecho de llevar el rebaño de un sitio a otro. Los políticos populistas están poseídos por Plutón, se les nota por ese interés obsceno de querer ser el pastor de su pueblo, ofreciendo siempre lo que saben que no pueden dar. Es como los Escorpios, y que me perdonen si pueden, que seguro que no. Aparentan una sexualidad exuberante y generosa y a los cuatro polvos ya se han “enfadao” por algo y se acabó lo que se daba.  No sé si me perdonarán seguro que no. -Y eso lo hacen para agarrar fuerza y tener mejor “performance”,que es lo peor. Así son los populistas de Plutón que este año entran en la Configuración.

Y es Configuración Universal la figura de aspectos de Quicucio menor que forman la Luna, el Sol y Plutón, eso es algo que también tiene su interpretación nos puede afectar a todos.

Abreviaré que ya noto que he perdido lectores: Notas sueltas: Populistas que con poco esfuerzo van a lograr un buen estatus social. Grupos de plutonianos, populistas, sindicalistas y multimillonarios, todos ellos “poseídos” por Plutón formando vínculos muy cerrados que acabarán siendo desgraciados. Renuncias de cargos y gobernantes y trabajo mal pagado a causa de los mismos. Los millonarios y los sindicalistas tienen en común que no pegan un palo al agua y comen como marqueses. Renuncias para unos y para otros.

Oiga don Tito ¿Y tiene algo bueno el año?

Seguro que si, aquí solo estaba analizando tres planetas de modo Universal y poco más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *