Cada vez que dos planetas se alinean en el mismo grado eclíptico del cielo se inicia un nuevo ciclo, un nuevo tiempo, se pone en marcha un nuevo reloj, que eso es lo que son los modelos matemáticos astrológicos que nacen de los ciclos planetarios, son relojes con su “carga de tiempo”.

Júpiter y Neptuno forman uno de los nuevos ciclos astrológicos desconocidos en la antigüedad. Y al igual que la mayoría los relojes que se forman con los ciclos planetarios, tiene dos “agujas”, dos medidas de tiempo, igual que el reloj normal que mide las horas y los minutos.

Cada vez que Júpiter y Neptuno forman conjunción se crea un reloj celeste que tiene una doble carga de tiempo; un período largo de 166 años, que es lo que tarda en formarse la conjunción en un mismo signo zodiacal, y un período corto, de 13 años, que es lo que tarda en ocurrir una nueva conjunción en cualquier signo zodiacal.  Ambos ciclos se mueven por atacir (direcciones armónicas uniformes) de manera uniforme, como ocurre con cualquier reloj normal a una velocidad distinta; el ciclo largo se mueve 166 días un grado y el ciclo corto 13 días un grado. Ese es el mecanismo del modelo matemático del ciclo. Un reloj que sirve para ver reflejados una buena parte de los acontecimientos sociales del mundo a lo largo del tiempo del ciclo.

Entiendo que es harto difícil explicar el modo en que se observa este reflejo, pero no por ello me voy a rendir, más que nada porque no sé como se hace, ni ante quien hay que rendirse.  La Astrología es absolutamente racional, un conocimiento que se puede transmitir, una forma de expresión que se puede entender, si se explica adecuadamente.  Eso creo.

En primer lugar conviene saber que un mismo ciclo planetario forma un “reloj” diferente según para el lugar del mundo para el que se realice el cálculo. Eso es algo que ocurre con todos y cada uno de los ciclos astrológicos.

En segundo lugar hay que considerar que en los lugares donde haya “planetas angulares”, en esa parte del mundo, la naturaleza del ciclo se dejará notar con mayor intensidad.

En tercer lugar hay que tener en cuenta que cada cosa que se observe tiene su tiempo de escenificación, que los asuntos señalados irán ocurriendo conforme se muevan las manillas del reloj de los atacires del Ascendente, de cada planeta, y de las cúspides de las Casas.

Vamos a ver en primer lugar, y en modo guión, sin colocar el dial de tiempo, la carta del cielo del ciclo de Júpiter y Neptuno en Piscis calculada para Bruselas, cuya influencia, por ser la capital de la Comunidad europea, afecta a todos los países de Europa y su área de influencia, incluyendo a los habitantes de Yecla y a los de Sabadell.

He elegido a Bruselas, no porque me caigan bien los belgas, que menudos son, comen sesos de cordero y son más borrachos que los ingleses y los franceses juntos, según mi opinión.  -Y a los españoles no nos tragan desde lo de Flandes y el Duque de Alba. -He elegido a Bruselas porque la conjunción de Júpiter y Neptuno en Piscis es “angular” en Bruselas y por ello la naturaleza del ciclo se ha de notar con mayor intensidad en Europa y su área de influencia.

Veamos esa carta del cielo que es un reflejo del reloj guión de lo que se ve venir en Europa.

Si, ya sé que resulta un poquito “esotérico” interpretar este galimatías de modelo matemático astrológico, sin embargo se puede leer si vamos por partes.

Si ponemos la mente en modo reloj y pensamos que el Ascendente es la “aguja” principal del ciclo, el primer tiempo, la primera “campanada” importante del reloj en  ciclo corto de 13 anos, ocurrirá en el primer tercio del año 2026, cuando el atacir del Ascendente de Bruselas llegue al grado Plutón ubicado en la cúspide de la Casa V, el escenario del Parlamento europeo, al mismo tiempo que el atacir de la conjunción de Júpiter y Neptuno junto al Descendente llegan a la cúspide de la Casa XI, el escenario de los “ministros”-

Si contamos astrodinas obtenemos 50 astrodinas, lo que significa que después de lo que ocurra en esos meses de 2026, ya nunca más serán las cosas como eran antes en Europa, se puede esperar un cambio, económico, político y social de enorme envergadura. Un cambio total, una transformación profunda en el Parlamento europeo que podría significar un cambio de rumbo en la política comunitaria y en sus representantes, pues al mismo tiempo, la conjunción de Júpiter y Neptuno, llega por atacir a la Casa XI, el sector del cielo astrológico donde salen a escena los “ministros” europeos, aunque les cambien el nombre por “comisionados” o que les salga de su mente.

Al mismo tiempo esto significa que hasta que llegue el año 2026 vamos a estar gobernados por estos mediocres políticos que apenas tienen protagonismo en el mundo y cuya opinión apenas cuenta fuera de su “dominio en provincias”. -En mi opinión más parece un Parlamento provinciano lleno de inútiles que viven de la política y de no hacer nada más que poner trabas al desarrollo europeo y repartir el dinero según su criterio, que no me parece el más adecuado. -Si se me permite opinar sin pretender tener la vedad absoluta, eso es lo que a mí me parece.

Pues con esta gente seguiremos estando en Europa hasta el año 2026, hasta entonces no se esperan cambios trascendentes desde la óptica del nuevo ciclo, que por cierto, la última vez que ocurrió, fue al final de la guerra de Crimea, muy parecida a la que está ocurriendo en Ucrania al principio de este nuevo ciclo.

En esta horquilla de tiempo que abarca desde el 2022 al 2026, también hay otros atacires de interés que sin duda han de dejar huella, uno de ellos es el atacir de la conjunción de Júpiter y Urano, que en Bruselas está en la cúspide de la Casa VII, cuando llegue el Sol que está en la Casa VIII, un escenario algo dramático, por ser suave, y podría escenificarse como el final de un gobernante, en el mejor de los supuestos.

Llegado el mes de abril de 2023, el atacir de la conjunción de Neptuno y Júpiter llegará al lugar del Sol, en el ciclo corto de 13 años, y eso es algo que se puede notar en modo general en tido el mundo como un cambio de ciclo en los gobernantes y los banqueros, que también son del Sol. Eso es algo que puede notar mucho más en Europa porque se acompaña del atacir del Descendente, que representa a la oposición. Lo que da para pensar en el defenestramiento del gobernante de Europa, sea quien fuere, y un cambio de rumbo en la política económica europea ya que suma 30 astrodinas, 10 más que otros lugares del mundo.

Antes de que ocurra eso –estoy caminando por el tiempo al revés- en el mes de marzo de 2023 se observan más de 40 astrodinas; donde destaca el atacir de Marte sobre la conjunción de Júpiter y Neptuno, al mismo tiempo que el atacir de la Luna, que representa a la población, y que viene de la cúspide de la Casa XII y arrastra consigo todo tipo de penurias, llega al Ascendente. Y como todo el mundo sabe, la única regla de interpretación de los atacires dice que:  “los planetas dejan notar su influencia cuando por atacir llegan al Ascendente.”

Lo malo del asunto es que la Luna forma oposición con Marte a lo largo de todo el ciclo y eso significa que los ejércitos y las fuerzas armadas “amariconadas” de ahora, en lugar de emprenderla a tiros con ellos, se dedican a martirizar, matar y dañar a la población civil, tal y como está ocurriendo en Ucrania, en Siria, en Venezuela, en Birmania o en Afganistán, transformando a las fuerzas armadas en unos auténticos asesinos y dejando de ser soldados cuya misión es defender al pueblo, para ser unos “matones de mierda”.  Y eso será así en todo el mundo, tanto en el ciclo corto de 13 años como en el ciclo largo de 166 años, los que significa que es mejor saber que los uniformados serán los peores enemigos de todos los pueblos, y eso es algo que ya lo estamos viendo en los países citados, e irán en aumento en todo el mundo. –Ya sé que no es un pronóstico esperanzador, que es censurable y que cualquier día de estos me acusaran de algo y no me dejaran hablar. -Hasta entonces seguiré informado.

¡Ah! Y no vayas a creer que en todo el mundo está igual de mal. Otro día, si me viene de gusto, trataré sobre Venezuela que tiene muy buen pronóstico a pesar de los uniformados zombies que pululan por el país

Queda mucho ciclo por analizar y muchos países que estudiar.  Lo iremos viendo tenemos todo el tiempo del mundo…….si no me censuran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.