Astrocartografía de Acimut.

La palabra azimut es de origen árabe, quizás la trajeron los yemeníes que llegaron a España en las primeras oleadas de invasores y que nos dejaron palabras como azequia o azut, esta última para designar el lugar donde se toman las aguas de un río y se canalizan en las acequias.  El azimut, refiriéndose a un cuerpo celeste es una línea recta, proyectada sobre la superficie del globo terrestre, entre la posición del planeta y el lugar de nacimiento o de posición una persona o cualquier lugar desde donde se realice el cálculo.

La técnica de la astrocartografìa de azimut es distinta a la astrocartografía angular.  La línea de Acimut es la dirección a la que deberíamos dirigirnos si queremos ir al lugar donde culmina un planeta determinado.  Sería algo parecido seguir una dirección como las que probablemente siguieron los Reyes Magos en busca del avatar del ciclo pisciano.

El programa Kepler permite realizar varios gráficos de astrocartografía de Acimut.  El primero de todos se obtiene después de tener en pantalla el tema que se desee estudiar, como en la técnica anterior. Primero se presiona la tecla «t» minúscula y luego, una vez que sale el menú, hay varias opciones, la primera es presionando en «z» azimut.

De esta manera aparece el plano del mundo, semejante al anterior de astrocartografía angular pero donde las líneas asociadas con los planetas y los demás puntos astrológicos parte del lugar de nacimiento o desde el que se levanta el cielo a estudiar y se dirigen hacia el lugar donde culminan cada uno de estos puntos o planetas, dejando un estela por la superficie terrestre. Usando como ejemplo mi propio tema natal, el grafico de astrocartografia de azimut usando todos los planetas, quedaría del siguiente modo:

Esta técnica astrológica nació sin pretensiones de ser una herramienta para realizar predicciones, ni pretendía ser una técnica para la planificación de viajes o cambios de residencia, como el mismo Miguel decía en su trabajo, sin embargo, él mismo afirmaba  que se trata de líneas “privilegiadas”  que quedan impregnadas de los significados del planeta que las dibuja.

Desde hace lustros, varios astrólogos investigamos sobre este tema y en su trabajo Miguel decía: “Hemos observado (M. Balagué, Tito Maciá, Sergio Rivillo, yo mismo y otros colegas) que las líneas de azimut de la carta natal marcan muchas veces la dirección en que se irá a vivir el nativo con el transcurso del tiempo.”

Por eso una de las utilidades de este sistema consiste en la posibilidad de ajustar o verificar una carta determinada, pues la dirección del azimut de un planeta varía, poco más o menos, un grado cada cuatro minutos, de tal manera que puede servirnos para verificar la hora de nacimiento de cualquier persona que se haya desplazado a vivir o viaje con mucha insistencia a un lugar determinado distinto al de nacimiento, como es el caso de mi amigo Roberto Mompean que se fue a vivir a Duserldoff a causa de su trabajo y por mejoras sociales. En su ejemplo se observa como la línea del azimut de Júpiter pasa por esa ciudad centroeuropea.

El tema astrocartográfico de cualquier persona o de cualquier evento se puede calcular de diferente tamaño y con distintos planetas.  Una de las formas más completas de observar esté tipo de gráficos es el que se denomina globo, que quiere decir que calcula todo el gl0bo terráqueo y derrama por él todas la líneas  de azimut, como es el siguiente grafico.

De nuevo tenemos un gráfico que por contener todos los planetas y todo el mudo resulta difícil para observar los lugares cercanos. Por eso conviene hacer un cálculo de astrocartografía de Acimut de territorios más pequeños en escala.  Los tamaños que diseña el programa Kepler de Miguel son varios, aparte del tamaño globo hay 8 escalas:

Tamaño           0 – tamaño muy fino. Abarca unos 30 kilómetros a la redonda.

Tamaño           1- detalle fino. De unos 150 kilòmetros

Tamaño           2.- detalle medio.  Cabe toda la península ibérica.

Tamaño           3.- detalle amplio.  De unos 2000 kilómetros de radio.

Tamaño           4.- detalle grande.  Cabe toda Europa y un poco más.

Tamaño           5.- detalle enorme.  Cabe todo un continente.

Tamaño           6.- tamaño ni se sabe.  El doble que el anterior

Tamaño           x – estructura.  Todo el mundo con mapa plano.

Para realizar indagaciones sobre lugares cercanos se puede usar el tamaño fino y se pueden eliminar tantos planetas como se desee dejando uno o varios, en función de la indagación. En el siguiente gráfico he usado exclusivamente al Sol y el gráfico de detalle fino.

La línea del Sol parte desde la ciudad de Alicante, mi lugar de nacimiento y se dirige hacia el noreste, pasando exactamente por encima de Sirventa, el lugar que elegí y donde he diseñado y construido mi casa.

Si calculo un mapa astrocartográfico de mayor espacio y utilizo el tamaño medio, en el que se puede ver toda la península ibérica, se observa que la línea de azimut del Sol pasa por encima de la ciudad de Barcelona .

En mi tema de nacimiento el Sol se encuentra en la Casa III, por lo que adquiere un significado accidental de parientes consanguíneos, escritos, cursos,  y relaciones sentimentales libres.  En Barcelona tengo al mayor número de parientes consanguíneos pues allí han nacido y residen todos mis primos hermanos y sus descendientes. En Barcelona he tenido casa en diferentes etapas de mi vida, En Barcelona está mi editor, allí organizo también cursos y se cumplen todas las demás analogías del significado adquirido del Sol en la Casa III. A buen entendedor.

Diseñando un mapa de mayor tamaño y cambiando al Sol por Mercurio, también observo unas  líneas de azimut muy significativas. Mercurio tiene mucho que ver con lo que uno expresa o con que lo que uno dice o escribe.   El azimut de Mercurio pasa por el norte de Italia, donde me han publicado, en dos webs distintas mis escritos sobre los armónicos, cosa que no he logrado publicar en mi país natal. Hace un tiempo fui invitado a un congreso Internacional en Pisa, al que no asistió ningún otro astrólogo español.  Esa zona del norte de Italia la conozco mucho, pues hace años viajaba casi anualmente a Milán.

Siguiendo el azimut de Mercurio llegamos a Rusia y se sitúa encima de Moscú, donde he sido invitado en varias ocasiones a presentar mis trabajos, me han traducido mis textos y me han valorado pagado muy bien por mi trabajo de escritor, cosa que nunca ha ocurrido en mi país.

También se puede seguir la pista a planetas que se alejan mucho del lugar natal, usando el tamaño globo y girándolo según convenga.  Supongamos que quiero seguir la pista de Neptuno, un planeta maléfico que tiene relación con las fantasías, los espejismos del alma,  lo ilusionante y también con las drogas, los desengaños, los chascos, los timos y las mentiras.  En mi caso esa línea de azimut de Neptuno, en los más cercano. pasa por el Rif, el antiguo Marruecos español, lugar que he visitado en otros tiempos, por ser este un lugar neptuniano de gran nivel.  Brasil y Argentina son los dos países por donde atraviesa está línea de la Neptuno, la línea de la ilusión, donde todo lo que hay en esos lugares lo imaginamos ideal y mucho mejor de lo que es, y a las personas de esos lugares también, solo pensar en eso sitios te provoca ilusión. He viajado a esos lugares y sin lugar a dudas he sentido un gran ilusión y también brutales desengaños.

La Astrocartografía de acimut, he dicho antes, no pretende ser una herramienta predictiva, y como dice Miguel, se pueden usar como unas direcciones en el espacio terrestre “privilegiadas” en el caso de los planetas fortunas o se pueden desvelar factores de la naturaleza del planeta que traza su azimut en esas zonas del mundo.

Se puede resumir que las líneas de azimut son como las estelas del mar que te facilitan la navegación por el mundo en una dirección, siempre privilegiada.

Cada uno de nosotros podríamos escribir un libro de viajes usando las líneas de azimut. Es más que sorprendente. Mi línea de azimut de Plutón pasa por Teotihuacan y ahí conocí a mis amigos y amigas chamanes. La línea de la Luna, antes de entrar en México, pasa por Miami, mi amiga María me dio cobijo en su mansión y siempre tengo casa y recibo afecto en México. La línea de Marte me pasa por Guatemala, no os contaré la historia del jaguar que pensé que devoraba en la oscura noche de la jungla, porque aún se me ponen los pelos de punta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *