Estaba pensado en el año 2022, en qué novedades o sorpresas nos pueden traer. Lo primero que he pensado es en España, que es donde paso la mayor parte del tiempo, y rápidamente la cabeza se me ha enfocado hacia el presidente actual, un Piscis del grado 9:54 con el Ascendente en el grado 12:25 de Tauro, (parece un torero) junto al planeta Marte y alineado con la Galaxia NGC 1088, la misma que tenía Carlos Marx sobre su Sol y su Luna.

-Al ser astrólogo el pensamiento discurre por ese tipo de asociaciones de ideas, se trata de un pensamiento matemático, carente de ideología o simpatía. Una cosa te lleva a la otra.

El siguiente paso que me ha venido a la mente ha sido calcular la carta del cielo de revolución del presidente Piscis que pronto llegará su cumpleaños. No pensaba, ni pienso hacer ahora un análisis sobre su revolución solar, solo quería verla para darme una idea de cómo va a ser su influencia sobre el país.

Al realizar el primer cálculo, donde salen dos cartas superpuestas, lo primero que me ha saltado a la vista es que el planeta Urano se coloca sobre el Ascendente y el Marte de este hombre que gobierna España. Y sin analizar nada, la mente se me ha ido otra vez a la Galaxia NGC 1088. Así que he dejado para mejor ocasión el estudio de la carta de la revolución del gobernante, que promete ser interesante, incluso he visto que va a engordar unos kilitos, que está muy flaco ahora. Y si él engorda, que es Juicio General, los españoles engordamos y las españolas más, y si engordan los españoles y las españolas, eso es de comer pan.

La galaxia NGC 1088, llevo años estudiándola, hay quien piensa que se me ha ido la cabeza, a veces también lo pienso, no pasa nada. –El asunto interesante es que el planeta Urano se va a alinear con la galaxia NGC 1088, la conocida galaxia marxista.

Se me ha venido el recuerdo de cuando era niño, en verano, con mucho calor, que para no aburrirme, siempre he sido un animalito hiperactivo, agarraba una caña con la mano izquierda y una paleta de ping pong en la derecha, una gorra para taparme del sol, y me iba a unas enormes paleras donde había numerosos enjambres de avispas, no abejas, avispas de las que pican. Me gustaba ir por la tarde con máximo calor, entonces les metía la cañita y salían las avispas locas a picarme, y con la planeta de pin pong las mataba a todas. -Menudo niño. Entonces leía a Daniel el travieso.

Bueno, pues eso es lo que se me ha venido a la cabeza a la hora de pensar en el modo en que podría notarse la influencia de Urano sobre la galaxia NGC 1088, el nido de las avispas comunistas. -Aquí en España tenemos un ministro de “Consumo” comunista, que no quiere que los niños coman caramelos quiere que a los niños no se les desarrolle mucho el cerebro para sea más fácilmente manipulables, y no quiere turistas porque generan camareros y eso produce diferencias de clases y no quiere que hayan macroganjas porque ensucian mucho y propugna comer poca carne y más boniatos. Más tarado imposible.

Regresemos a Urano que si no se nos va de la mano. ¿Qué significa eso? Eso no se puede saber, lo que sí se puede hacer es buscar atrás en el tiempo otro momento semejante donde Urano esté en Tauro y se junte con Marte.

Tarea fácil gracias al programa de Miguel García, al que de vez en cuando hay que darle las gracias, que es un “Stradivarius” para el que entienda.

Le digo al programa, búscame atrás en el tiempo un Urano con Marte en Tauro.  Y allá que te va, igual que en la película de Matrix, se mueven las filas de números y símbolos y me deja caer en pleno mes de abril de 1936. En plena República española prebélica.

Ay no, no voy a estudiar eso, no voy a meter la caña en el avispero una vez más, el que no sepa nada mejor. Y lo dejo aquí que esto es gratis y no me debo a nadie y cuando quiero me callo Esa es mi única libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.