No puedo sentarme delante de la televisión para “matar” el tiempo, prefiero “matarlo” de otra manera.  Con esto de la astrología puedes “matar” todo el tiempo del mundo que quieras y es mucho más divertido.

He abierto la caja mágica, una caja que todos podemos tener, basta con imaginarla, he metido el brazo hasta el codo y he “remenao”, como dice Mar, hasta que he cogido el reloj rojo y negro del ciclo de 30 años. Un reloj que tiene mucho “abolengo” y lo conocen muy bien los astrólogos del Oriente Medio. A este reloj, que se forma cada vez que Marte y Saturno hacen conjunción en el signo de Cáncer, donde los dos están muy mal, le llaman el reloj de las malas horas, porque los dos planetas dan lo peor de sí.

Este reloj que se mueve un grado cada 30 días, está a punto de repicar sus campanas.  A final del mes de marzo el atacir de la conjunción de Marte y Saturno llegará al lugar del Neptuno, cuya influencia Universal, es decir, válida para todo el planeta tiene relación con los enfermos y las enfermedades y podría muy bien significar el principio de fin de la enfermedad, en modo general.

Luego he querido buscarle las cinco patas al gato y he pensado en localizar un lugar del mundo donde el planeta Neptuno se ubique en el Ascendente de ese sitio. De tal manera que cuando llegue el atacir de la conjunción sumará 20 astrodinas más y en ese país, donde Neptuno sea angular, algo más importante se debería notar. Esa es la idea.

Me he puesto a hacer cálculos matemáticos usando la técnica de astrocartografía angular, y entre otros lugares del mundo me ha señalado a Cuba, más exactamente a Santiago de Cuba, la primera capital de la Isla cuyo primer alcalde fue Hernan Córtes y desde allí partió a liarla parda en Tenochticlan.  Digo esto para que sepa la importancia de este lugar, que hoy día es la segunda detrás de La Habana, menos llena de parásitos del régimen y mucho más productiva y generadora de riqueza, con su propio puerto para mercadear.

Pues bien, en la carta del cielo del ciclo de 30 años, el planeta Neptuno  es angular en Santiago de Cuba, la capital original de la antigua Española, hoy llamada Cuba.

Seguidamente he calculado los atacires para el mes de marzo y se observa que Marte y Saturno llegan al Ascendente y a Neptuno, sumando 40 astrodinas.  Y al mismo tiempo –y eso ha caído de sorpresa- el atacir de Plutón, que arrastra consigo la cúspide de la Casa XI, el escenario de la muerte del padre, llega hasta el Parte arábigo de las enfermedades víricas, lo que da para pensar en que uno que va de padre la palma por el covid.  –Una mala ocurrencia ya lo sé. Y aprovechando que este es el reloj de las horas malas tengo otra ocurrencia peor. -Neptuno representa al barco de los comunistas cubanos y el atacir de Marte y Saturno es un torpedo que les pega en la línea de flotación y se van a pique.  –Es más un deseo que un pronóstico.

Y es que mientras gobierne ese tipo de gente, no puedo ir a dar clases a ese país y me siento perjudicado. En todos los países donde han entrado se hace imposible mi trabajo. – Me contaron en Rusia que los bolcheviques organizaron el el año 1922, un Congreso de astrología en San Petersburgo, y cuando estaban todos los astrólogos reunidos, los metieron en camiones y los dejaron morir de frio y de hambre en Siberia. .Como me van a gustar los comunistas si vamos a celebrar el centenario del asesinato masivo de los astrólogos rusos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *