Definitivamente no puedo sentarme delante de la tele como hace todo el mundo, así que me pongo a pensar, y mi mente “contaminada” por la astrología, cualquier cosa que piensa lo pasa por el tamiz de la astrología.

He pensado, ¿Qué cosas interesantes se ven venir? Cosas que ocupen las primeras planas de la prensa mundial. –Tenía en la cabeza el run-run de Macron y el lío que se ha montado con los que no se quieren vacunar. Rápidamente he pensado que el día 10 de abril hay elecciones generales en Francia, el corazón de Europa, se mire como se mire. Paris es única en su género y ninguna capital europea se le puede comparar. Si no fuera por la “invasión” que padecen, es la capital más bonita agradable para vivir del mundo. -Se nota que me gusta ¿verdad? -Viví un tiempo en París en los años setenta.

Así que me he dicho voy a visitar Paris con mi alfombra mágica donde caben todos los que tengan el trastorno necesario para subirse en este tipo de alfombras.

Nos vamos a París, que es de dónde venían los niños antes. –Los niños vienen de Paris. Decían.

Ahora vamos a elegir alfombra, y las alfombras se despliegan como un AirBag cuando se abre un reloj astrológico. Lo malo es que para coger un reloj hay que abrir la Caja de Pandora donde además de los relojes mágicos y la esperanza, están todos los males de mundo, y cada vez que la abro se me salen un montón. Ese es el riesgo.

Primero he pensado coger el reloj de las enhorabuenas, el que se crea con el ciclo de Venus y Júpiter cada vez que forman conjunción en Piscis.  Pero he visto que está terminando y que comienza uno nuevo a finales de abril. Es como subirse en la última parada. No vale la pena, ese lo abriremos más adelante.

Luego se me ha ocurrido pensar en el ciclo de los 30 años, el que se forma cada vez que Marte y Saturno hacen su conjunción en Cáncer, donde los dos están fatal. -Este ciclo es como ir de viaje por Colombia profunda con los dos camioneros que llevan la guagua, esnifados de coca hasta el gorro y “enfadaos” con su madre, con su mujer y con el personal. ¿Te imaginas?

Este ciclo tiene muy mala prensa desde antiguo, no haré “historicismo”, meto la mano en la caja del dios cojo, el que fabricó la caja de Pandora, agarro el reloj del ciclo de los 30, lo abro, se despliega la alfombra y lo programo para Paris, sin ponerlo en marcha, y sale la carta del cielo del ciclo de Marte y Saturno en Cáncer del año 2004, que tiene vigencia hasta 2034. A ver qué se ve.

Después de remirarla llego a la conclusión de que este ciclo es muy importante para París, para Francia y para Europa. Y llego a esta conclusión porque en Paris la Luna es angular en el grado 10 de Leo, en el Bajocielo.  Y la Luna es la “dispositora”, la regente de Cáncer, la que “manda” sobre Marte y Saturno, y para mayor notoriedad, la Luna forma un semisextil con los dos planetas.

El semisextil, un aspecto que casi nadie le da importancia porque lo ven chiquitín, pero es tan fuerte como una maroma de barco, míralo así. Significa lo que se tiene para disponer, lo que lleva uno en la mochila. O cosas así para que se entienda. Podemos pensar que la Luna arrastra a la conjunción de Marte y Saturno, como vaca que arrastra un arado de hierro y una piedra de aplanar, eso lleva la Luna arrastrando detrás.

Interesante el guion. Ahora voy a poner el reloj en hora a ver que se vé en Paris el día 10 de abril.

Fíjate, el atacir de la conjunción de Marte y Saturno, el arado con piedra que arrastra la Luna está prácticamente sobre el planeta Neptuno. -Se me ha venido a la mente los pescadores de arrastre que llevan unas cadenas que arrastran por el fondo marino para que salgan los peces y detrás pasa la red de pescar. En el caso de París será para pescar los votos de los ciudadanos de izquierda, que los pobres míos que ya no saben a quién votar.

Qué pasará- Qui lo sa- Habrá que estudiarlo tenemos mucho tiempo por delante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *