El códice de Dresde no es una pieza completa, está formado por ocho fragmentos,y de todos ellos, el quinto fragmento, que cuenta con sólo cinco folios, es muy especial. A este fragmento se lo conoce como las “Tablas de Venus”, unas tablas que a modo de efemérides astrológicas, servían para conocer el momento del mes en que el planeta Venus aparece en el cielo del horizonte acompañado por la neomenia de Luna

Si observamos detenidamente el folio 46 del Códice de Dresde se puede notar que está dividido en sectores muy definidos; el segundo sector que hay en la parte inferior de las tablas de 4 columnas de días Tzolkin, que forman un calendario de 12 años de Venus sincronizado con el ciclo de Marte, debajo de estas columnas hay un cuadro formado por un grupo de glifos enmarcados en cuatro columnas también.

En este cuadro se pueden contar 20 glifos y ocho o nueve cifras en la parte inferior. -Un rico y goloso paquete de glifos dispuestos a ser descifrados.-

¿Por donde empezar? ¿Por la parte superior o por la inferior? ¿Derecha o izquierda? Pienso que lo mejor es abordar el jeroglífico por las partes conocidas y luego se le pone el orden.

¿Qué se supone que es conocido?

-Las cifras, los números los conocen hasta los niños de primaria (en México claro). Los números es lo más fácil, un punto vale 1, dos puntos valen dos; una raya vale 5, dos rayas 10.

Los números se colocan unos encima de otros; los que están en la parte inferior tienen el valor que indican, pero los que ocupan el segundo lugar, de abajo a arriba, tienen un valor multiplicado por 20; los que están en tercer lugar multiplican su valor por 80, los del cuatro lugar por 400, los del quinto por 8.000, y así continua aumentando el valor de los números.

En la primera columna de la izquierda, en la parte inferior hay una cifra de valor 16, tres barras de valor 5 y un punto de valor 1. Sobre la primera cifra hay otra cifra de valor 11, que al estar en segundo lugar tenemos que multiplicar por 20 lo que significa que su valor es 220.

Sumamos 220 a 16 y tenemos un valor total de 236 días.

¿Porqué días? -Porque en estos calendarios mayas las cifras se refieren a días, si están en rojo son días Tzolkin que nunca pasan del 13, pero si están las cifras en color negro son días correlativos del año Haab de 365 días.

-Asi que ya sabemos en la primera columna de la izquierda hay una cifra que dice 236 días. –Bueno, ya sabemos algo. Ahora vamos a ver la cifra de al lado, a ver que relación tiene con ésta.

Una raya y un punto significa 6 y tres rayas y un punto 16. pero como la cifra 16 está en segundo lugar hay que multiplicarla por 20 los significa que hay 320 días, más 6 suman 326 días, cien días más que en la cifra anterior.

Vamos a ver lo que suma la tercera columna: 16 en la parte inferior y 11 en la parte superior………

…¡No!, no, aquí los Mayas nos la pueden colar por inexpertos. –En la parte superior, en segundo lugar hay dos barras, es decir 10; el punto siguiente pertenece al tercer nivel que se multiplica por 400. Así que tenemos 16, más (10×20) 200, mas 400, en total hay 616 días.

Veamos ahora la última columna de la derecha: dice 4.11.01 Lo que significa 4 más (11×20 220), más (1×400) 400, total 624 días.

-Bien, ya hemos descifrado las cifras de la parte inferior de este apetitoso y exquisito supersudoku Maya- Tenemos unas secuencias de días que quedan así: 236, 326, 616 y 624. –De momento las dejamos aquí.

.Ahora vamos a entrarle por la parte superior y así dejamos a todos los glifos “acorralados” y podemos decirles; -!Glifos¡ ¡rendiros que os tenemos acorralados!., y entonces caerán en nuestras manos, dejaremos de ser ignorantes y podremos leer lo que de verdad los Maya han dejado escrito.

La primera línea de cuatro glifos compuestos de la parte superior del recuadro, que van precedidos de números son muy fácil de reconocer para quién conozca los glifos que representan cada uno de los 18 meses de los Maya. –Conviene recordar el calendario Maya Haab está compuesto por 18 meses de 20 días, más uno de 5 días dedicado al dios del chocolate.

Cada mes tiene un glifo que lo identifica, si se sabe eso, entonces resulta muy fácil reconocer los glifos de los meses y de los días de cada mes a los que se refieren la hilera horizontal de glifos.

Veamos la secuencia de los glifos de los meses de la parte superior. El primer glifo de la izquierda lleva un tres borroso delante. Se trata del glifo del mes de Yaxkin, el día del “Sol del amanecer”. El día 3 del mes del “Sol al amanecer”. Eso es lo que pone claramente aquí.

El segundo glifo de la ezquierda que lleva dos barras y cuatro puntos delante, significa que se trata del dia 14. El glifo se reconoce como el del mes de Zac, el mes del “Dios de las estrellas”. Están señalando la fecha del día 14 del mes del “Dios de las estrellas”.

A continuación hay otro glifo precedido por la cifra 19, eso quiere decir que señala el dia 19 del mes. Este glifo es uno de los dibujos que utilizan para señalar el mes de Tsek, el mes del “Dios joven del cielo”, así que aquí pone que: día 19 del mes del “Dios joven del cielo”

El cuarto glifo en cuestión va precedido por la cifra 7 lo que significa que se trata del 7 del mes. El glifo es el que identifica al mes de Xul, el día del “Dios del Sol del ocaso”.Así que esta cuarta fecha se refiere al día 7 del mes del “Dios del Sol del ocaso”..

Ahora ya tenemos el jeroglífico rodeado por arriba y por abajo, está a punto de rendirse. Vamos a atacarle por una zona accesible y fácil de abordar, vamos a entrarle por la fila central y así los separamos, los debilitamos y los dejamos a punto de caramelo para que caigan en nuestras manos.

-Ya casi lo tenemos descifrado, nos quedan tres filas de nada y ya podremos leer el jeroglífico sin mucha dificultad y con soltura. ¿A que es fácil?

La fila de glifos que hay por encima de los glifos de los puntos cardinales es muy cómoda de descifrar, pues en todas las columnas está el mismo glifo, un glifo en forma de mano extendida con el pulgar en la parte superior, que se interpreta como la señal de la aparición en el cielo de una nueva estrella por el horizonte.

–Esta fila de glifos era muy fácil, ahora ya sólo nos quedan dos filas, vamos a entrarle a la de abajo que tiene un glifo muy conocido y dejaremos para el final la fila que no han sabido descifrar los descifradores que me han precedido.

En la última fila hay un glifo en forma de M que se repite en todas las columnas. Se trata de uno de los dos glifos que identifican al planeta Venus con su cartucho de carga de tiempo nuevo.

Eso significa que estas tablas está señalando algo que hace referencia al planeta Venus. ¿Qué será? -Vamos a saberlo.

-Estás tablas comienzan en el 10.9.0.0.0 de la Cuenta Larga, es decir el 13 de agosto de 1007, sólo tenemos que buscar a que fecha de ese año se corresponde la fecha del día 3 del mes de Yaxkin.

El dia 3 de Yaxkin se corresponde con el día 14 de noviembre de 1007. Vamos ahora a ver el cielo de esa noche y así sabremos que es los que nos están señalando en estas tablas de Venus.

Ese día había, lo que en Astrología tradicional se conoce como una neomenia de la Luna junto a Venus. –Estas son las Lunas que señalan la llegada de lluvias buenas.

-Nos queda una fila que el señor Hans Hasselkus no pudo descifrar a pesar de su valeroso esfuerzo. -Vamos a ver con mayor amplitud celeste el lugar del cielo donde está ocurriendo esa neomenia con Venus.

La neomenia de la Luna está ocurriendo cerca de la estrella Antares, una de las cuatro estrellas más importantes de los Maya, un “mojón” luminoso en el cielo que sirve para orientarse. Cada estrella importante tiene un glifo con un cascabel que la identifica.

El glifo de la estrella Antares es:

De este modo la fila de glifos desconocidos se transforman en símbolos de estrellas y de signos zodiacales. En lugar central se distingue claramente el glifo del Conejo, el signo zodiacal Maya que da inicio a su Era en este Códice y a su derecha está el glifo de la constelación de Balam.

Cada columna señala el día en el que hay una neomenia de la Luna con Venus, la dirección en la que va a suceder y la zona del cielo donde será visible.-Los números finales que hemos descifrado al principìo van indicando el paso de los dias totales entre una salida de Venus y otra.

¿Y para que querían saber ésto?

¡Uy! tu no sabes lo meticulosos que eran los Maya para celebrar sus ceremonias. Cada vez que ocurria un fenomeno celeste así celebraban un ritual para evitar ser dañados por la posible mala influencia del planeta Venus. No le metían en navajazo en el corazón a las víctimas en cualquier momento, lo hacían en el preciso momento que asomaba Venus por el horizonte en un nuevo tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *