Antes de realizar un estudio astrológico sobre un país, conviene disponer de un mínimo de información “normal” sobre lo que ocurre en ese país, de lo contrario sería un desatino total.

En Chile lo que importa, lo que mayor protagonismo ha de tener en este año 2022, es la nueva Constitución cuyo texto está en discusión y deberá ser refrendado al final del proceso en un referendo popular vinculante, donde la población en su conjunto será protagonista, además de la nueva Cámara de diputados que serán los encargados de debatirlo todo.

Vamos a ver cómo se refleja todo este asunto en la carta del cielo del 0 Aries calculada para Santiago de Chile.

El tema de escribir es cosa de Mercurio, y el asunto de la Constitución se relaciona con Júpiter. En la carta del año de Chile, Mercurio está junto a Júpiter en lo más alto del cielo, señalando el asunto del año de mayor importancia, como es escribir y aprobar la nueva constitución. Pienso que este asunto se refleja de manera muy clara en la carta del cielo del 0 Aries, para el que lo quiera ver.

Lo más interesante es lo que va a salir de la Cámara de los diputados, la Asamblea nacional y cómo va a reaccionar el pueblo chileno. Para ello lo correcto es observar a la Luna, que representa al pueblo y a los cambios naturales, y analizar la Casa V, el escenario de todo aquello que ocurre en el Edificio del Congreso nacional, donde debate la Asamblea nacional.

Lo primero que se observa es que la Luna está “vacía de curso”, es decir en el último grado del signo de Libra desde donde no formará aspectos hasta que no cambie al siguiente signo. La Luna está a escasos 6 minutos de entrar en Escorpio donde tiene su “caída” y eso significa actuaciones fuera de lugar, gente y tiempo. Asuntos que se retrasan y que pueden provocar una reacción poco conveniente e innecesaria, reacciones que no tienen sentido, y que pueden impedir la reforma de la Constitución o retrasarla más de lo deseable, generando desasosiego y preocupación entre la población.

Por otro lado el planeta Plutón desde la Casa VIII, el escenario de las cloacas del Estado, forma aspecto separativo de cuadratura con la Luna. El aspecto separativo refleja lo que viene de atrás, lo que ya pasó, y que sigue vigente. La Luna en la Casa V es fiel reflejo la Asamblea y el pueblo en su conjunto, mientras Plutón se puede relacionar con los restos de la gente de ultraderecha que estaba con Pinochet.  La cuadratura contrarresta, entorpece, fastidia todo lo que puede, como poner palos en las ruedas o subir escaleras con un saco a cuestas.

La conjunción de Mercurio y Júpiter forma aspecto de sesquicuadratura con la Luna, y eso induce a pensar en cortes, interrupciones y trabas de todo tipo, para que en la Cámara de diputados se logre un acuerdo.

Luego, el Sol, que representa al gobernante, forma un aspecto de quincucio de ida, o quincucio diestro, con la Luna, lo que significa que el gobernante, que en esta ocasión es Gabriel Boric, podría tomar decisiones desfavorables para las capas populares de la población chilena.

Ese mismo Sol es el planeta ”focal” dentro de una figura de aspectos de semicuadrado cósmico, cuya naturaleza es como la de un generador de adrenalina social, un flujo de energía ardiente muy intenso y notable, que puede suponer un peligro letal o una fatalidad para el gobernante.

Por último el planeta Neptuno forma una semicuadratura con el planeta Marte, lo que refleja fricciones, preocupaciones, temores en doble sentido, por un lado los de Neptuno, es decir, los adoctrinados de izquierda, tendrán motivos para sentir miedo de los militares y viceversa. Otra cosa es saber el modo en el que se escenificarán estas tensiones. Este breve artículo gratuito no da para más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.